LA EDUCACION DE LOS NIÑOS y NIÑAS REFUGIADOS, un espacio para la esperanza

LA EDUCACION DE LOS NIÑOS y NIÑAS REFUGIADOS, UN ESPACIO PARA LA ESPERANZA

Más de 16 millones de niños, niñas y jóvenes refugiados se enfrentan a un futuro incierto. La educación es un derecho básico para todos ellos, sin embargo, en medio del conflicto, cuando las familias están luchando por sobrevivir, ir a la escuela es un lujo. De hecho, la pérdida de oportunidades educativas es uno de los legados más dañinos de la guerra, con implicaciones de por vida para los niños, niñas y comunidades enteras de refugiados.

ACNUR reconoce la vital importancia que tiene la educación para los refugiados. Incluso en los momentos más críticos de una emergencia, la agencia busca devolver a los niños a las aulas escolares lo más rápidamente posible porque la rutina de ir la escuela les devuelve el sentido de seguridad, ayudándoles a lidiar con los traumas que han vivido. Pero la educación es algo más que la restauración de un sentido de normalidad; a menudo es la única vía para tener la esperanza de alcanzar la autosuficiencia.

INVERTIR EN EDUCACIÓN PARA TRANSFORMAR LAS VIDAS DE LOS NIÑOS Y NIÑAS

Para contrarrestar la falta de oportunidades educativas en los campos de refugiados y sus implicaciones a largo plazo, ACNUR:

a)    Abordamos todos y cada uno de los retos para que los niños refugiados puedan ejercer su derecho de acceso a la educación. Trabajando con nuestras contrapartes, financiamos la construcción, rehabilitación y equipamiento de escuelas en áreas donde simplemente no hay suficientes infraestructuras.

b)    Formamos a maestros para asegurarnos de que proporcionan una educación de calidad a los niños refugiados que a veces están traumatizados, y a menudo intentando aprender en una lengua que no es la suya; también nos aseguramos de que los maestros reciban a los niños refugiados independientemente de sus circunstancias individuales.

c)   Eliminamos las barreras para acceder a la educación que en algunos países pueden ser cosas tan simples como un uniforme escolar o el tener o no un cuaderno de ejercicios y lápices.

d)   Aliviamos la presión que supone para las escuelas de las comunidades de acogida el recibir a un gran número de niños y niñas refugiados proporcionando equipos de deporte y materiales de aprendizaje para minimizar los riesgos de exclusión y estigmatización de los niños refugiados al tiempo que se mejoran los recursos de las escuelas de acogida.

e)    Además, ACNUR lleva a cabo actividades comunitarias para promover la educación.  A menudo las familias han huido de comunidades remotas y difíciles de acceder donde la educación para los niños no necesariamente era accesible o “la norma”. Trabajamos con los padres de familia y los líderes comunitarios para animarlos a que envíen a sus hijos a clase, asegurándoles que las escuelas son seguras y que la educación puede cambiar el futuro de sus hijos a mejor.

 Para información sobre cómo puede impactar en la vida de un niño o niña refugiado a través de la educación contacte con Fernando Sevillano Queipo de Llano: fernando.sevillano@eacnur.org /empresas@eacnur.org.

 

MÁS INFORMACIÓN

Descarga el documento "Educa a un niño. Fase III"


VIDEO RELACIONADO: