En octubre pasado, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció que su país acogería a un total de 25.000 refugiados sirios. Los primeros 10.000 llegarían a finales de 2015, mientras los 15.000 restantes lo harían a finales de febrero.

Dichas previsiones se han cumplido. Pese a que Canadá no es un país que esté especialmente involucrado en la emergencia desatada tras la guerra de Siria ni ha tenido que atender a los refugiados en su propio suelo, desde el mes pasado se ha convertido en la primera nación en conceder las solicitudes de asilo a las que se había comprometido, antes incluso que los países de la Unión Europea.

Los refugiados sirios han llegado provenientes de los campos ubicados en Jordania, Líbano y Turquía, que son los tres países que más han tenido que invertir en labores de acogida y atención básica durante esta crisis.

Según las últimas cifras, al menos 4,5 millones de personas han tenido que salir de Siria por culpa de la guerra entre las fuerzas del régimen de Bashar al-Asad y los grupos opositores. De ellos, Turquía ha acogido a 2,5 millones, Líbano a 1,2 millones y Jordania a 635.000. Se espera que a lo largo de 2016 estas cifras aumenten.





Descarga la guía: ¿Cuáles son los derechos de los refugiados en el mundo?




Canadá reafirma su compromiso con Siria

Sin embargo, no se trata de un gesto aislado en la política de cooperación internacional de Canadá. Desde mayo pasado, cuando la guerra seguía expulsando a personas de Siria y las cifras de refugiados eran casi las mismas que las que dejó la II Guerra Mundial, el país norteamericano abrió sus puertas para alojar a las primeras 163 personas que se beneficiaron de esta iniciativa.

“Lo de Canadá es una muestra de solidaridad con aquellos países de Oriente Medio que están acogiendo a más de cuatro millones de refugiados”, declaró al respecto Adrian Edwards, portavoz de ACNUR.

El programa de reasentamiento, que será detallado en los próximos meses, tiene un valor añadido: los 25.000 refugiados que se encuentran en suelo canadiense pertenecen a un grupo de personas especialmente vulnerables, ya sea por su difícil situación económica, por tratarse de familias con niños o ancianos, o por otras características que, en este contexto, acentúan su condición de refugiados.

La UE y otros planes de acogida a los refugiados

Desde que la capacidad de acogida de los países vecinos de Siria y de otros de la región de Oriente Próximo llegó a su límite, un total de 30 naciones, incluida Canadá, se comprometieron a acoger a 160.000 refugiados.

acogida a los refugiados .[/caption]

En un primer momento, los países de la Unión Europea acordaron abrir 120.000 plazas. Además de Grecia y Turquía —países que atienden diariamente la emergencia en sus costas del Mediterráneo—, Austria, Luxemburgo y Alemania fueron los primeros en abrir sus puertas.

Otros países como Francia, Portugal e Italia se sumaron progresivamente al plan de acogida, aunque aún están lejos de cumplir el objetivo trazado.

No obstante, hace apenas unas semanas se conoció un nuevo acuerdo entre la Unión Europea y el gobierno de Turquía. Según este, los refugiados que lleguen de forma irregular a países como Grecia, Bulgaria, Croacia o Italia serán expulsados, incluso si huyen de conflictos armados. La única posibilidad será permanecer en Turquía, que se ha comprometido a acogerles en sus campos de acogida.

De seguir en firme, esta disposición provocaría que los sirios buscaran nuevas rutas en su intento por llegar a Europa, como por ejemplo el trayecto en barco entre Libia e Italia, la llegada a las costas de Ucrania, la frontera terrestre de Bulgaria o el acceso a los Balcanes a través del Mar Negro.





Descarga guía derechos de los refugiados en el mundo