Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Apostar por el consumo responsable es una decisión que te será muy rentable a largo plazo y que te va a permitir contribuir a la sostenibilidad del planeta.

Para ello, puedes reciclar y reutilizar recursos diarios e incluso plantar tus propios alimentos. Por eso, si quieres ideas hoy hemos preparado un post donde te enseñaremos a diseñar y construir un invernadero casero. Si llevas tiempo queriendo plantar tus propios alimentos, toma nota de estos consejos para conseguir los mejores resultados. ¡Aprovecha el verano para construir la estructura y la usarás todo el año!





Descarga la guía '2015: El año de la crisis humanitaria'




¿Cómo puede ayudarte un invernadero casero?

Invernaderos caseros paso a paso
Copyright: SolisImages

Con esta herramienta podrás cultivar tus propios alimentos en cualquier momento del año y disfrutarlos mientras contribuyes a la sostenibilidad de nuestro planeta y mejoras tu dieta y la de los tuyos. Pero cultivar tus verduras y hortalizas no solo tiene efectos positivos sobre el medioambiente, sino que además te ayuda a desconectar y a iniciar una nueva actividad, beneficiosa para tu salud física y mental. Toma nota de lo que necesitas para cultivarlos en tu invernadero casero y empieza hoy mismo.

Cómo cultivar en invernaderos caseros

Hacer invernaderos caseros
Copyright: Toxycoz

Te contamos qué debes tener en cuenta para diseñar y construir un invernadero casero.

  • Busca el lugar adecuado: Ha de ser amplio para que puedas ampliar cultivos cuando lo necesites y accesible para que puedas trabajar en tu huerto casero cuando quieras.
  • Compra materiales resistentes: Es necesario que apuestes por materiales que resistan las inclemencias meteorológicas del invierno; por eso, te recomendamos que lo revistas de malla de obra metálica y una lona resistente. Son materiales sencillos que puedes encontrar en cualquier tienda especializada.
  • Exposición al sol: Cuanta más luz solar reciba, más calor retendrá. También te recomendamos que esté resguardado del viento.
  • Aberturas laterales: Se hacen para mejorar el sistema de aireación y también para favorecer la polinización de las plantas por los insectos.
  • Riego: Las plantas de los invernaderos caseros son totalmente dependientes porque no reciben lluvia de forma directa, por lo que debes instalar un sistema de riego programado que funcione puntualmente.
  • Revisa la estructura: Cada poco tiempo asegúrate de que todo sigue bien y de que no hay problemas en los materiales.

¿Te han servido estos consejos para diseñar y construir tu invernadero casero? Recuerda que puedes plantar cualquier fruta o verdura, siempre que la tierra que emplees sea fértil. La col, las lechugas, las fresas, los pepinos, los tomates o el perejil son plantas que se desarrollan muy bien en esta clase de estructuras. ¡Lánzate a la aventura!

Recuerda que cultivando tus propios alimentos dejarás de depender de procesos de producción contaminantes, al tiempo que reducirás el uso de envases que cuesta mucho reciclar. Además, realizarás una actividad cardiovascular suave que mejorará mucho la salud de tu corazón y de tu cuerpo en general y que te permitirá disfrutar de un entretenimiento muy divertido en el que puede participar toda la familia. ¿Te animas? Sabrás también que la calidad de los alimentos que cultives será la más alta y no tendrás que preocuparte por los aditivos que muchas veces encontramos en los productos que compramos.





Descarga guía crisis humanitaria 2015

Puede que además te interesen las guías sobre: