iStockphoto

En el año 1994, cuando Cuba atravesaba una de las crisis económicas más graves de su historia, el presidente Fidel Castro dio vía libre para que los cubanos que quisieran abandonar el país lo hicieran sin sufrir represalias.

De inmediato, cientos de personas se lanzaron al mar en busca del sueño americano, que es como se conoce popularmente al deseo de los latinoamericanos de migrar a los Estados Unidos para empezar una nueva vida.

Por esos días, el realizador Carles Bosch estaba haciendo un reportaje periodístico en la República Dominicana, también en el Caribe, y sin dudarlo puso rumbo a La Habana. Su olfato le indicaba que debía ir hasta allí para documentar aquel histórico éxodo y narrar la historia de sus protagonistas.

  New Call-to-action

‘Balseros’, un documental y tres momentos distintos

Fue así como surgió Balseros, un documental cuyo germen fue aquel éxodo masivo de cubanos en 1994 y que se completó años más tarde, cuando Bosch y otro realizador, Josep Maria Domènech, decidieron investigar qué había sucedido con las nueve personas a las que habían entrevistado aquella vez.

El episodio había dejado un mal recuerdo en la mente de los cubanos, pues nada más percatarse del caos generado en las costas ante la posibilidad de abandonar la isla sin ninguna restricción, los Gobiernos de Fidel Castro y de su homólogo estadounidense, Bill Clinton, decidieron suspender la medida e impidieron el tránsito de los balseros.

En esa segunda etapa de la investigación, que tuvo lugar en 1996, Bosch y Domènech supieron que seis de los nueve personajes con los que habían hablado la primera vez estaban ahora presos en la base de Guantánamo.

Pese a la detención, todos estaban muy cerca de ser autorizados para llegar por fin a los Estados Unidos, a donde los acompañaron y pudieron reconstruir la travesía de aquel convulso agosto de 1994. También regresaron a Cuba para hablar con sus familias y con Méricys, la única balsera que había permanecido en La Habana.

Finalmente, en 2001, los realizadores catalanes decidieron emplearse a fondo en un documental que narrara toda la historia, desde 1994 hasta entonces, y se pusieron en contacto otra vez con sus protagonistas, que vivían en diferentes ciudades de los Estados Unidos y habían tenido suertes y destinos distintos.

Documental: Cuba y el deseo de una vida mejor

La gran acogida que desde entonces ha tenido el documental Balseros se debe a la fuerza de sus testimonios y de las historias vitales que logra integrar, todas ellas con un deseo en común: la búsqueda de una vida digna.

Los personajes de Bosch y Domènech son individuos de carne y hueso que, más allá de posturas ideológicas y políticas, relatan la dura realidad de la vida en Cuba y de lo que supuso para ellos la travesía por mar hasta los Estados Unidos.

Sin embargo, también es una historia que mira al presente, a lo conseguido en esos años de exilio y, sobre todo, a la nostalgia de la patria que se deja atrás, tan cerca en lo geográfico pero tan lejos en lo ideológico.

New Call-to-action