Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

En otro post ya te habíamos hablado del Imperio romano de Oriente y Occidente, el nombre con el que se conoce a la división que sufrió el Imperio romano tras la muerte del emperador Teodosio I, en el año 395. Por los libros de historia sabrás que el Imperio romano fue un periodo (el tercero, concretamente) de lo que conocemos como civilización romana, que se extendió durante varios siglos y de la que hemos heredado muchas cosas, como costumbres (el matrimonio en sentido jurídico, por ejemplo), el derecho o incluso el idioma.

El nacimiento del imperio se debió a su expansión por el Mediterráneo y la mejora de su economía. En esta etapa, el Imperio romano se extendía por lo que hoy conocemos como Europa, parte de Asia y el norte de África. Tenía, pues, un gran poder, no solo territorial, sino también económico. Sin duda, esta época se caracteriza por su esplendor.





Descarga la guía




El Imperio romano de Oriente y Occidente

Imperio romano de oriente y occidente gobernantes

Como te decíamos, esta división se llevó a cabo tras la muerte del emperador Teodosio I, que tenía dos hijos a los que dejó en herencia el imperio dividido en dos partes. A Arcadio le correspondió la parte de Oriente y a Honorio, la de Occidente. Cuando hablamos de poder, pues, tenemos que remontarnos a esta diferencia administrativa entre las decisiones tomadas por uno y otro hermano.

  • Imperio romano de Oriente: Gobernado por Arcadio, el hijo mayor de Teodosio I. Comprendía los territorios que hoy conocemos como Grecia, Macedonia, Turquía, Siria, Palestina y Egipto. La capital fue Constantinopla.
  • Imperio romano de Occidente: Gobernado por Honorio, el hijo menor. Comprendía lo que hoy conocemos como Italia, Francia, España, Portugal, Inglaterra y el norte de África. La capital fue la ciudad de Milán, pero en la práctica siguió siendo Roma.

El poder en el Imperio romano de Oriente y Occidente

Para comenzar este apartado, en el que hablaremos del poder en el Imperio romano de Oriente y Occidente, debemos adelantar que esta se considera la época de decadencia del Imperio romano, que se achaca a la incapacidad de sus gobernantes para hacer frente a los problemas que iban surgiendo. Además, en esta época empezaron a adquirir mucho poder los generales del ejército, que incluso llegaron a desatar guerras en su propio beneficio, una situación que el poder administrativo no supo frenar.

El problema de gestión más acusado, que de hecho dio lugar a la disolución del Imperio romano fue el trato con las tribus bárbaras. Estas vivían fuera de los límites del imperio y se dedicaban básicamente a la agricultura y el pastoreo, pero en diferentes épocas optaron por invadirlo. Estas son algunas de las más importantes, que seguro que te suenan:

  • Los visigodos: Procedían de la zona del Danubio y ocuparon el sur de la Galia y la península ibérica. Te sonará el reino visigodo, que tuvo su capital en Toledo.
  • Los ostrogodos: Invadieron Italia y fundaron su reino.
  • Los anglos y los sajones: Cruzaron el Canal de la Mancha y se establecieron en Inglaterra.
  • Los suevos, vándalos y alanos: Provenían de las tierras del sur de Rusia. Intentaron asentarse en la Galia, donde fueron derrotados por los romanos y prosiguieron su camino hasta llegar a España. Los vándalos ocuparon más tarde el norte de África y desde allí cruzaron el Mediterráneo y saquearon Roma.
  • Los hunos: Venían de Mongolia y al mando de Atila llegaron al norte de la Galia. Después, hicieron lo mismo con Italia.
  • Los francos y burgundios: Llegaron desde Germania y se establecieron en la Galia.

Poco a poco, el Imperio romano de Oriente y Occidente fue vencido por estas tribus bárbaras, gracias en parte a la mala gestión de sus gobernantes, hasta que finalmente se extinguió.





Descarga guía crisis humanitaria 2015