¿Has oído hablar alguna vez de las fichas para aprender a leer? Son recursos muy interesantes para que los más pequeños aprendan y desarrollen nuevas capacidades, pero ¿sabes cuál es su funcionamiento? En este post te hablaremos de este tipo de herramientas y de cómo funcionan para que puedas utilizarlas. ¿Te animas?

New Call-to-action

¿Cómo es el proceso de aprendizaje que se sigue para aprender a leer con las fichas?

El proceso de aprendizaje de lectura es un gran paso en la educación de los niños y las niñas. Aprender a leer les abre un mundo de posibilidades, mejorando su comunicación y permitiéndoles adquirir nuevos conocimientos por sí mismos. Por eso, cuanto más sencillo sea este proceso, mejor podrán interiorizarlo y obtener resultados óptimos.

El método más utilizado para aprender a leer se divide en cuatro fases: en primer lugar los niños aprenden a reconocer las letras del alfabeto. Una vez que los pequeños son capaces de reconocer las diferentes letras, deben aprender a formar grupos para identificarlos con los sonidos. De esta forma trasladarán lo que leen a su propia fonética.

Juntando estos grupos de letras y sonidos serán capaces de formar palabras y luego frases. Como ves, es un proceso largo que se divide en distintas fases, así que no es de extrañar que sea todo un reto para los niños y niñas.

¿Qué son las fichas para aprender a leer?

Estos recursos permiten que, poco a poco, los niños puedan ir superando las distintas fases del aprendizaje. Normalmente, las fichas se dividen en edades; así se pueden ir adaptando a los distintos niveles según las necesidades de los más pequeños. Gracias a las fichas para aprender a leer, los niños reconocerán las letras del alfabeto y las palabras que posteriormente sabrán escribir.

Hay diferentes tipos de fichas para aprender a leer, entre las que se incluyen la lectura de las vocales, de las sílabas, de palabras o de frases. Lo fundamental es elegir la que corresponda a la fase de aprendizaje del niño.

¿Cuáles son las ventajas de las fichas para aprender a leer?

Si quieres saber cuáles son los beneficios de usar las fichas para aprender a leer, toma nota:

  • Te ayudan a reforzar el trabajo que hacen los más pequeños en el colegio. Si lo conviertes en una actividad divertida, harás que consoliden sin darse cuenta los conocimientos adquiridos en el ámbito escolar.
  • Te permiten pasar un buen rato en familia: Porque los deberes o las tareas de clase no tienen que ser algo aburrido. Puedes enseñar a tus hijos que se puede pasar una tarde entretenida utilizando las fichas para aprender a leer, pero para ello debes involucrarte al máximo en el aprendizaje.
  • Te invitan a crear un vínculo con tu hijo: Porque si tú también participas en el proceso de la ficha de aprendizaje, estarás poniéndote a su nivel, y eso significa que te verá como a un igual. No dudes en aprovechar esta ocasión para demostrar a tus hijos que podéis compartir las mismas responsabilidades y que las tareas de clase son tan importantes para los padres como para los hijos.

¿Cómo reforzar el trabajo de las fichas para aprender a leer?

fichas para aprender a leer
Foto: iStock

Estas herramientas son muy útiles para reforzar el trabajo en el colegio y lograr que los niños aprendan a leer antes, pero lo mejor es que tú también puedes hacer mucho para contribuir a ese aprendizaje. Por eso, queremos darte algunos consejos para que los más pequeños le saquen el máximo partido:

  • Siéntate a realizar las fichas con ellos: Como te decíamos, este es un estímulo muy positivo para ellos, porque les hace entender que estas tareas son beneficiosas tanto para niños como para adultos, y además se lo tomarán como una actividad entretenida.
  • Ayúdales a leer el enunciado con calma: Esto también servirá para que aprendan a interiorizar órdenes básicas y, cuando aprendan a leer, les sea más sencillo entender el tono que se utiliza en estos casos.
  • Crea sentimientos positivos hacia la actividad: Desde el principio debes hacerles ver que son capaces de afrontar cualquier reto; así aceptarán la responsabilidad con más ganas y verán resultados antes. Es una forma muy acertada de estimular el sentido de la responsabilidad en los más pequeños.
  • Pídeles que valoren el proceso: Su opinión y su comportamiento también pueden ser muy importantes a la hora de seguir aprendiendo; por eso, puedes planear alguna actividad, como que dibujen una cara sonriente o enfadada según lo difícil o divertido les haya parecido. Así podrás valorar si la actividad está a la altura de sus conocimientos y pasar, o no, a la siguiente fase. No solo se trata de valorar los resultados, sino también cómo se siente el niño; así podéis compartir más momentos juntos.
  • Haz que aprovechen la actividad al máximo: Por ejemplo, puedes decirle que una vez que terminéis una ficha con dibujos, la puede colorear para que pase un buen rato y así asocie esa actividad con un cierto componente de ocio. Aprender y divertirse pueden ir de la mano.

¿Cómo son las fichas para aprender a leer?

En general, son recursos muy visuales que relacionan dibujos o conceptos sencillos de la vida cotidiana con letras, sonidos o palabras. De esta forma, les será más sencillo recordar lo aprendido y podrán aplicarlo a su vida diaria.

En este post te hemos hablado sobre las fichas para aprender a leer, un recurso muy útil y que sirve como refuerzo a lo aprendido en el colegio. Las hay para diferentes edades, en función de la fase de aprendizaje en la que estén los niños, e incluso podrás encontrar recursos similares gratuitos en la red. Así podéis pasar un buen rato juntos, fortalecer vuestros vínculos y a la vez estimular el aprendizaje de los niños para ayudarles conseguir los mejores resultados. ¡Ya nos contarás qué tal os ha ido con esta actividad!

La educación en los niños refugiados

Más de 16 millones de niños y niñas refugiados no saben qué pasará con su futuro. A pesar de que la educación es un derecho básico, cuando una familia está luchando para sobrevivir a un conflicto, ir a la escuela se puede convertir en un lujo. La pérdida de oportunidades educativas es uno de los legados más dañinos de la guerra, que puede crear una generación perdida.

New Call-to-action