Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Una de las acciones que mayor repercusión ha tenido desde el inicio de la guerra en Siria ha sido la Conferencia de Donantes de Londres, celebrada con el objetivo de fortalecer los canales de ayuda para la atención de los refugiados y proponer nuevas soluciones que garanticen su bienestar.

Aunque desde el inicio de las hostilidades las principales potencias mundiales han aportado financiación para tales fines, la emergencia humanitaria en Siria va en aumento y los retos se incrementan día a día.

En la actualidad, se habla de casi 4,7 millones de personas que han buscado ayuda en Líbano, Irak, Jordania, Turquía y Egipto, que son los países con una mayor carga de atención y acogida.

Sin embargo, no se trata de atender solo las necesidades de quienes logran cruzar las fronteras. Dentro de Siria hay 22,5 millones de personas que precisan ayuda y asistencia inmediata, una situación que obliga a doblar los esfuerzos en materia de cooperación y ayuda internacional.

Europa ratifica su compromiso con los refugiados sirios

La Conferencia de Donantes de Londres ha servido para que los Estados miembros de la Unión Europea ratifiquen su voluntad de cooperación. Alemania ha prometido una ayuda de 1.300 millones de dólares para el año 2016, la aportación más grande de toda la conferencia, y un programa de ayuda para alimentos, educación y creación de empleo para los refugiados en sus zonas de acogida.

En esa misma línea destacaron las contribuciones de Noruega y el Reino Unido, que ascienden a 278 y 720 millones de dólares respectivamente. Por su parte, Europa, como unidad de Estados, donó 1.200 millones para la misma causa.





Descarga la guía




Otras aportaciones de potencias mundiales

Del mismo modo, Estados Unidos anunció que para 2016 duplicará la ayuda del año pasado y que la suma de lo aportado rondará los 925 millones de dólares.

Una de las potencias de Oriente Próximo que ha mantenido regularmente su ayuda a para atender las necesidades de los refugiados sirios ha sido Kuwait, que en este caso ha donado un total de 100 millones de dólares para 2016. En este país se han realizado las tres ediciones anteriores de la Conferencia de Donantes.

refugiados

Por su parte, Arabia Saudí y Emiratos Árabes, otros dos países decisivos de la región, se han comprometido a donar 137 y 200 millones respectivamente.

El papel de los países de acogida: soluciones a largo plazo

Sin embargo, parte del problema actual radica en que la capacidad de acogida de los países vecinos de Siria está al límite. Líbano y Jordania, por ejemplo, han recibido a un número muchísimo más alto de refugiados que los que en un principio podían atender. Muchos de sus campos están desbordados.

A esto se suma que con el paso del tiempo las familias refugiadas han gastado los pocos ingresos de los que disponían, y muchos de ellos se encuentran al borde de la indigencia o bajo el umbral de la pobreza, como sucede en Egipto.

La Conferencia de Donantes de Londres ha revelado, pues, un doble reto: continuar con los canales habituales de ayuda humanitaria para brindar la asistencia inmediata de los refugiados sirios y, a la vez, reforzar los programas a medio y largo plazo que generen un verdadero bienestar.





Descarga guía Anatomía de un campo de refugiados