Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Los campos de refugiados requieren una gestión constante de recursos. A un asentamiento de este tipo, y sobre todo en los últimos tiempos, llegan constantemente personas a las que hay que buscar un refugio y dotar de los elementos básicos de supervivencia. La conciencia ecológica es algo que está presente en los valores de los refugiados y responsables de los campos de refugiados.

Un campo de refugiados es un asentamiento donde conviven cientos e incluso miles de personas a la espera de encontrar un lugar fijo donde quedarse o de volver a su país. En él, los desplazados no solo encuentran un sitio donde dormir, sino un verdadero conjunto de servicios que dan respuesta a sus necesidades de alimento, cobijo o atención sanitaria.

Descarga la guía 'Los principales flujos de refugiados durante 2015 y 2016'

¿Qué hay en un campo de refugiados?

conciencia ecologica

Normalmente, estos lugares cuentan con diferentes sectores e infraestructuras para hacer frente a las demandas de los refugiados. Desde alojamientos hasta lugares de atención sanitaria, de administración para poder llevar a cabo los trámites necesarios, de repartición de alimentos, escuelas o centros sociales o asistenciales.

Todos los centros de refugiados deben disponer de una planificación de recursos y actividades para poder atender de forma correcta a los desplazados, y una de estas exigencias es disponer de un plan de gestión de residuos. A medida que se van ocupando con refugiados y personal de atención, se van generando desechos que es necesario tratar y reciclar para darles una segunda vida útil.

La gestión de residuos en los campamentos de refugiados de Turquía

conciencia ecologica

Se ha previsto la puesta en marcha de diferentes planes de reciclaje en campos de refugiados como el de Sanliurfa o Kilis, en Turquía, un país que, como hemos visto, recibe un gran número de refugiados procedentes de Siria, dada la cercanía con este territorio.

Esto es necesario porque estos campamentos están llenos de desplazados con necesidades que son cada vez mayores. Así, se planea, entre otras cosas, construir una estación de transferencia de residuos y habilitar una flota de vehículos que se dediquen a transportar los desechos para su tratamiento. El objetivo final es reducir los costes asociados a los campamentos de refugiados vecinos, que soportan parte de la carga de los más grandes.

Para poder llevarlo a cabo, los trabajadores de este campo se han reunido con representantes del Gobierno, las autoridades municipales, expertos en limpieza y otros trabajadores de campamentos de este tipo para diseñar un plan operativo que cumpla con todos los requisitos necesarios. Así, cada participante puede contribuir con ideas para lograr el mejor resultado posible.

La meta no es solamente conseguir una gestión de residuos eficaz en estos campos de refugiados masificados, sino también desarrollar un sistema integrado en la propia comunidad local, que puede utilizar el sistema creado para mejorar la calidad sanitaria de la zona.

Lo importante es conseguir solucionar un problema que es bastante común en estos asentamientos, donde, de no existir un plan de este tipo, los residuos se amontonan y pueden afectar a la salubridad de los que allí residen y a la de los que vendrán. Pero este es solo uno de los retos a los que se enfrenta la gestión de los campamentos de refugiados, que gracias a los voluntarios y los trabajadores se han convertido en verdaderas redes de servicios para dar una oportunidad a quienes más lo necesitan.

Descarga guía crisis humanitaria 2015