iStockphoto

Educar en valores es tan importante como cualquier otro conocimiento técnico que adquiramos para nuestro desarrollo individual y profesional. De hecho, es algo que se realiza desde temprana edad, pues cuanto más pronto entendamos los principios que nos rigen como sociedad, más preparados estaremos para contribuir a ella.

La infancia es la edad idónea para educar en valores. En esta etapa cobran forma la identidad, la personalidad y el carácter, y se sientan las bases de las personas adultas que seremos en el futuro.

Tan importante como el método de enseñanza empleado es el material educativo en el que nos apoyamos. Si se quieren promover valores y principios, lo más normal es que echemos mano de recursos que promuevan la solidaridad, la justicia, la libertad, la convivencia, el respeto y la empatía, entre otros.

New Call-to-action

Algunas opciones de material educativo para promover valores

La primera cualidad que debe tener un material educativo que desee promover valores, más allá de su formato o sus características, es que resulte atractivo. Recordemos que los valores suelen expresarse a través de conceptos abstractos y que deben materializarse en elementos concretos para poder visualizarlos y entenderlos.

Esto se aprecia con bastante facilidad en los niños. Si les explicamos los valores como conceptos fríos y racionales, no los entenderán; en cambio, si los hacemos visibles para los pequeños a través de situaciones, hechos, personajes o historias, conectarán más fácilmente con los mensajes.

Existen numerosas alternativas de material educativo para fomentar valores, sobre todo si tenemos en cuenta que en los últimos tiempos la tecnología ha contribuido a la aparición de nuevas herramientas digitales y a la mejora de otras más tradicionales. Veamos una lista del material más empleado en este sentido:

  • Cine de ficción o documentales. Las películas son una buena herramienta para transmitir valores como la convivencia, la solidaridad y la cooperación o incluso para ampliar nuestra visión de realidades que desconocemos.
  • Aplicaciones móviles. Están presentes en nuestro día a día y son una buena alternativa para transmitir valores, especialmente entre los más menores, que interactúan casi de forma natural con ellas. Por ejemplo, a través de las aplicaciones móviles se los puede sensibilizar sobre la realidad de otros niños en el mundo, como es el caso de los pequeños refugiados que huyen de sus hogares a causa de las guerras.
  • Cuentos, guías o libros interactivos. En el mismo sentido que las aplicaciones actúan los cuentos, los audiolibros o incluso las guías. Generan un alto nivel de interacción y ayudan a comprender conceptos abstractos.
  • Música y artes plásticas. Tanto la una como las otras movilizan y transmiten mensajes sobre distintas realidades. Activan la memoria, la sensibilidad y, a la vez, refuerzan conceptos.

 

Material didáctico de ACNUR para educar en valores

Para afianzar aún más su labor, ACNUR emplea materiales educativos que promueven valores en la sociedad, especialmente cuando se trata de concienciar sobre la magnitud de la crisis de refugiados que afronta el mundo en nuestra época.

Este material educativo es el que acompaña los numerosos proyectos y actividades que lleva a cabo el organismo en el mundo.

ACNUR también considera importante iniciar la educación en valores en la infancia, para lo cual despliega distintos recursos. Uno de los materiales más empleados últimamente ha sido la guía La pequeña Carlota, un libro interactivo que narra la historia de una niña refugiada que huye de su hogar en busca de atención y acogida.

New Call-to-action