Algunas películas no solo sirven para entretenernos, sino que ilustran realidades y situaciones de las que podríamos no tener conocimiento.

La República Democrática del Congo es un territorio convulso en la actualidad tras la guerra que duró desde 1998 hasta el año 2003, cuando terminó oficialmente. Aun así, desde entonces hay problemas, como el tráfico de coltán, que han generado tensiones entre diferentes grupos sociales. Se cree que esta guerra ha dejado en torno a 3,8 millones de muertos, no solo directos, sino también por causa del hambre y la pobreza, que afectaron directamente a la población civil y que siguen siendo una realidad, ya que no han cesado los conflictos por el control de estos recursos.





Descarga la guía 'Anatomía de un campo de refugiados'




Contexto: un Congo bajo intereses económicos

Este territorio de África siempre ha sido un punto de atención e interés para el resto de los continentes. La zona es rica en recursos como diamantes o coltán, un mineral que en la actualidad se usa para fabricar componentes electrónicos empleados en dispositivos como móviles o tablets. Esto ha suscitado el interés de países más desarrollados, que compran coltán a buen precio en este país para producir sus dispositivos de forma más barata.

La guerra por el control de los yacimientos del país ha provocado tensiones entre guerrillas y grupos organizados y especializados, y ha hecho que esta zona sea muy conflictiva y poco segura tanto para la población local como para los turistas que deciden visitarla, un conflicto que persiste en la actualidad.

‘Mercenarios sobre el Congo’: película que repasa los problemas del país

Mercenarios sobre el Congo película
Copyright: Nada3

La película de la que hoy hablamos trata del capitán Singrid, un personaje que en realidad es una acaudalada dama que dirige una organización cuyo objetivo es servir como pantalla de actividades secretas, información y espionaje. En esta visión del Congo de la película se habla de los mercenarios que controlan la producción y distribución de diamantes, una realidad que, a pesar de que está reflejada en una película de 1968, se sigue dando en la actualidad. En la República Democrática del Congo no solo hay un enfrentamiento de diferentes facciones por los diamantes, sino también por el coltán.

En la película, la protagonista recibe el encargo de recuperar un cargamento valioso de diamantes que ha caído en manos de una banda de mercenarios. Así, vemos los intereses de dos organizaciones cuyo objetivo es el lucro económico a costa de los recursos naturales de la zona.

África: un continente pobre en diamantes

A pesar de que esta zona es rica en recursos de este tipo, su economía no se beneficia de su explotación o venta, sino que esta actividad cae en manos de bandas organizadas. Esto origina tanto problemas económicos, porque las ganancias no repercuten en la economía nacional, como de seguridad, porque muchas bandas se enfrentan entre ellas y crean un ambiente de crispación que afecta a la población civil.

Aunque Mercenarios sobre el Congo es una película que data de la década de los 60, los problemas de esta zona siguen siendo los mismos, y poco ha cambiado en cuanto al tráfico de diamantes en la zona, que sigue dependiendo de grupos organizados violentos.





Descarga guía Anatomía de un campo de refugiados