El pasado 23 de marzo, una serie de atentados en Bruselas estremecieron Europa. En el viejo continente, miles de personas condenaron estos actos, pero no fueron los únicos. Varias fotos aparecieron en los medios tras los hechos, aunque una adquirió una especial importancia: un niño mostraba su apoyo por lo ocurrido desde el asentamiento de refugiados de Idomeni, situado en una pequeña localidad griega. Para hacerlo, escribió con sus propias manos en un folio “Sorry for Brussels” (Lo siento por Bruselas), un gesto que para él ilustraba su definición de miedo, el que él también vivió en su país de origen.

miedo definición grecia

La imagen fue captada por el fotógrafo Fedja Grolovic y compartida por miles de personas en las redes sociales. Hay que tener en cuenta que la xenofobia está presente muchas veces en estos actos que enfrentan razas, creencias y religiones, por lo que el objetivo de este niño era demostrar que condena estos hechos igual que cualquier europeo.

Este, sin embargo, no ha sido el único mensaje expresado por los refugiados en territorio griego. Aprovechando que los reporteros de varios países han visitado el asentamiento, mostraron pancartas improvisadas para que su situación no sea olvidada. Una forma de recordar a Europa y al resto del mundo que siguen allí y que necesitan ayuda, a través de mensajes como “Pasamos por la vía de la muerte (el mar Egeo). ¿Dónde está la solidaridad?”. Incluso algunos pequeños sueñan con convertirse en periodistas y reporteros para dar voz a los suyos con respecto a esta situación.





Descarga la guía:




“Abrid las fronteras” “Amamos la paz. No somos terroristas”

Uno de los problemas principales a los que se enfrentan los refugiados es el rechazo. Muchas personas no aceptan que personas de otras culturas que se han visto obligadas a desplazarse se integren entre nuestras fronteras, y esto trae graves repercusiones para su vida. No solo les supone un problema a la hora de cruzar de un país a otro sino que, si lo consiguen, se enfrentan a situaciones muy complicadas y no cuentan con los mismos recursos que los nativos del viejo continente.

Por eso, muchos refugiados transmiten a través de trozos de cartón o pedazos de la lona de sus tiendas de campaña la necesidad de ayuda que tienen. “Ayúdanos, hace frío” o “Abrid las fronteras” son algunos de los ejemplos captados por los fotógrafos que se desplazan a Idomeni para conocer más de cerca las historias de estas personas.

miedo definición refugiados

Se estima que en el puesto fronterizo que une Idomeni con Macedonia viven unas 11.000 personas, que esperan para poder entrar en otros países*. La mayoría ha tenido que dejar sus casas por la guerra buscando una mejor calidad de vida, pero se han encontrado con una situación poco esperanzadora. Así, están a la espera de que se les encuentre un lugar mejor donde quedarse, pero mientras deben subsistir en tiendas de campaña y gracias a la ayuda humanitaria de algunas organizaciones.

Además, la situación pronto se hará insostenible, porque cada día siguen llegando a la frontera griega decenas de desplazados que buscan mejorar su calidad de vida en Europa, aunque tengan que hacerlo tan lejos de sus casas.





Descarga guía derechos de los refugiados en el mundo