Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Foto:  bwb-studio

Hoy queremos hablar de otro filme muy interesante para entender la realidad sobre algunas guerras y cómo se ven desde Occidente. Su argumento te ayudará a ponerte en la piel de los trabajadores humanitarios y de los periodistas o fotógrafos que cubren algunos conflictos y a hacerte una idea de cómo compaginan su vida personal con su trabajo.

New Call-to-action

Argumento de la película ‘Mil veces buenas noches’ 

Mil veces buenas noches película
Foto: Brostock

La historia narra la vida de Rebecca, una fotoperiodista que realiza reportajes desde zonas de guerra o conflictos puntuales. Durante el tiempo en el que se desarrolla el filme, la protagonista se encuentra documentando a un grupo de mujeres suicidas en Afganistán. Para poder tomar una instantánea impactante, acompaña a una de estas terroristas a Kabul, donde resulta herida de gravedad cuando la bomba explota antes de que se pudiera alejar. Mientras se recupera en su casa en Irlanda, decide dejar de cubrir zonas en guerra para estar más cerca de su familia, condicionada en parte por la presión de su marido y su hija mayor.

Su hija siente curiosidad por las fotografías de su madre y se interesa en el trabajo humanitario en África, así que Rebecca le propone visitar un campo de refugiados en Kenia. El marido de Rebecca, a pesar de estar en contra de la idea, la acaba aceptando siempre y cuando no haya peligro durante el viaje. Cuando ambas mujeres están en el campo de refugiados, un grupo armado realiza un asalto y  Rebecca se queda en el campo para documentar el ataque.

Cuando su marido se entera del peligro que han corrido, la echa de casa. Ella decide regresar a Afganistán y continuar documentando al grupo terrorista del inicio de la película, pero en esta ocasión una adolescente de la misma edad que Steph es quien va a llevar la bomba.

El argumento de la película nos ayuda a entender cómo vemos desde Occidente los horrores de la guerra. De hecho, el filme narra elementos autobiográficos, ya que su director trabajó como fotoperiodista en los años 80, cubriendo conflictos en América Central, Oriente Medio y el Sudeste Asiático. La mayoría de las escenas fueron filmadas en Marruecos y la película fue financiada por el Irish Film Board y el Norsk filminstitutt.

La película recibió muy buenas críticas, que la definen como un drama que adquiere especial importancia por su carácter autobiográfico. El principal reclamo es el dilema que se le plantea a la protagonista entre su vida acomodada en Occidente y su pasión por cubrir estos conflictos e historias.

Enseñanzas de ‘Mil veces buenas noches’

La principal reflexión que podemos extraer de esta película es que en Occidente no solo nos encontramos a una gran distancia geográfica de los conflictos, sino también muy lejos moralmente; por eso la familia de la protagonista no entiende su vinculación con estos hechos. Además, ofrece una visión objetiva —aunque con tintes dramáticos para emocionar al espectador— de las razones que llevan a estas terroristas a suicidarse.

Por estos y otros motivos la película ganó el Gran Premio Especial del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Montreal de 2013.

New Call-to-action