¿Qué mejor forma de hacer una actividad en familia que apostar por las manualidades? Los más pequeños se lo pasarán muy bien, al tiempo que aprenden a ser creativos y a trabajar con su imaginación. En esta ocasión vamos a centrar el post en un juguete que se mantiene de moda durante generaciones: el muñeco de trapo, pero variando un poco el concepto y centrándonos en la creación de este simpático ser con materiales reciclados. ¿Aceptas el reto?

New Call-to-action

Cómo hacer un muñeco de trapo con materiales reciclados

muñeco de trapo
Foto: iStock

Necesitas:

  • Tela vieja: Puede ser una funda de almohada, una camisa vieja… Antes de nada tienes que elegir de qué color quieres que sea tu muñeco. Si lo quieres más realista, tal vez te interese que sea marrón o de color parecido a la piel, o si quieres aprovechar más la imaginación de los pequeños puedes hacer un monstruo verde o amarillo. ¡Está en tus manos!
  • Cartón: Dibuja en un trozo de cartón la forma del muñeco de trapo. Este es un paso que pueden hacer fácilmente los niños, pero debes ayudarles a tomar las medidas, ya que debes dejar margen para las costuras. De lo contrario, podría quedar demasiado pequeño.
  • Tijeras y alfileres: Coloca el trozo de cartón con la forma del muñeco sobre la tela que quieres usar y séllalo con los alfileres para que no se mueva. Ahora ve cortando el contorno de la tela. Debes hacer este paso dos veces para hacer ambas caras del muñeco de trapo.
  • Hilo y aguja: Para coser ambas caras del muñeco. Deja sin coser la parte de arriba de la cabeza y para poder darle la vuelta a la tela y así dejar ocultas las costuras.
  • Tijeras de nuevo: Corta los restos de tela en trozos muy pequeñitos. Podrías usar algodón para el relleno, pero de esta forma estarás aprovechando al máximo los retales que uses para el muñeco de trapo. Cuando tengas una buena cantidad, rellénalo hasta que quede bien mullido y acaba de coser la cabeza. Sigue con el resto de partes del cuerpo. 
  • Botones: Decora el muñeco a tu gusto; por ejemplo, con unos botones como ojos o pintando sobre la tela directamente. ¡La decisión es vuestra!

Lo mejor de esta manualidad es que es constante, ya que podéis seguir trabajando en el muñeco a lo largo del tiempo, incluyendo nuevas ropas, nuevas caras, accesorios, pelo… El límite está en vuestra imaginación y en los materiales que vayáis desechando con el tiempo. Lo que pretendemos con esta actividad es que podáis aprovechar la ropa que ya no les sirve a los niños o que está rota o manchada y no gastar más recursos en comprar juguetes nuevos.

Los beneficios de las manualidades en familia

Con esta propuesta no solo estaréis ahorrando, sino que podréis disfrutar de todo el proceso de creación, aportar cada uno vuestras propuestas y sobre todo pasar un muy buen rato en familia, enseñando a los niños nuevas formas de divertirse basadas en el consumo responsable. ¡Planea una actividad de este tipo para el fin de semana y disfrutad todos juntos de un plan nuevo!

La infancia en los niños refugiados

La guerra hace que los niños pongan en peligro su infancia. Actos tan sencillos como ir a la escuela o salir a jugar con sus amigos se convierten en todo un reto para ellos, por eso es importante que recapacitemos sobre las diferencias entre la situación de los pequeños refugiados y los que se encuentran a salvo en su país de origen.

New Call-to-action