Fuente imagen/ istockphoto.com

 

Desde hace algunos años, el cine ha empezado a incursionar poco a poco en África y a mostrar algunos de los problemas que aquejan de manera apremiante a varios países del denominado continente negro.

En las últimas dos décadas, por ejemplo, han cobrado cierto protagonismo cintas como Diamantes de sangre (2006), que trata sobre los conflictos civiles en Sierra Leona vinculados a la explotación de los diamantes; El último rey de Escocia (2006), sobre la represión política en Uganda, y Lágrimas del sol (2003), ambientada en la guerra civil de Nigeria, que tuvo lugar entre 1967 y 1970.





Descarga la guía 'Anatomía de un campo de refugiados'




Contexto y argumento de la película ‘Lágrimas del sol’

Dirigida por el estadounidense Antoine Fuqua, la película Lágrimas del sol cuenta la misión de rescate que le han encargado a un oficial de la Marina de los Estados Unidos, A. K. Waters (Bruce Willis), quien debe adentrarse en la selva nigeriana para llevar de vuelta a la doctora Lena Fiore (Monica Bellucci).

Lena lleva algún tiempo en Nigeria realizando proyectos de atención social en una zona conflictiva y que ahora, ante la inminencia de una guerra civil, ha caído en manos de los grupos opositores del Gobierno.

De ahí que la labor del oficial Waters sea más que compleja. Sin embargo, gracias a su dilatada experiencia, logra abrirse paso por la región hasta encontrarse cara a cara con la doctora Fiore, quien acepta regresar con el comando a una zona segura solo si sus miembros ayudan a sacar de allí a sus pacientes.

Waters se enfrenta a un dilema moral: obedecer las órdenes recibidas y sacar del lugar solo al personal estadounidense o ayudar a salvar la vida de jóvenes que por circunstancias azarosas se han involucrado de forma directa en esa guerra. Tras una valoración de la escena, elige la segunda opción.

A partir de entonces, tanto la doctora Fiore como Waters deberán enfrentarse a varias pruebas hasta alcanzar su objetivo, que solo culminará cuando trasladen a los pacientes a una zona segura en la frontera con Camerún.

Guerra civil en Nigeria: origen, causas y consecuencias

El primer antecedente de la guerra civil de Nigeria (también denominada guerra de Biafra) se sitúa en 1960, cuando el país logra la independencia de Gran Bretaña y con ella se abren las perspectivas de convertirse en una nación estable y desarrollada.

Sin embargo, el nuevo estado estaba compuesto por 60 millones de personas y más de 300 grupos étnicos y culturales, lo cual dio lugar a constantes disputas políticas en los primeros seis años de democracia.

En 1966, un comando de la tribu de los Igbo dio un golpe de Estado y ejecutó a un buen número de sus adversarios políticos. Seis meses después se produjo un contragolpe que rompió del todo la estabilidad del país.

Mientras en el norte los Igbos eran víctimas de una sangrienta persecución, en el sur, donde eran mayoría, se declararon en rebeldía y proclamaron la República de Biafra, un hecho que contribuyó a radicalizar aún más las posturas.

En total, cerca de 3 millones de personas perdieron la vida hasta que el autoproclamado territorio de Biafra fue controlado por las fuerzas federales. Esto ocurrió en enero de 1970, fecha que dio paso a un largo periodo de reconciliación.

 



Descarga guía Anatomía de un campo de refugiados