Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

En el post de hoy nos gustaría hacer un repaso histórico de la geografía de nuestro planeta, y nuestra parada será la península cirenaica, una región situada en la costa noroeste de lo que hoy llamamos Libia, en África. Es una meseta que ocupa unos 130 km y que tiene salida al mar. Por tanto, su clima y la fertilidad de su suelo la convirtieron, a lo largo del tiempo, en una región muy importante del continente.

New Call-to-action

La importancia de la península cirenaica a lo largo de la historia

Pero no solo ha sido un enclave importante durante la guerra de Libia. En 1911, estalla la guerra entre Italia y el Imperio otomano, época en la que la península cirenaica fue ocupada por los italianos. Al final de la contienda, un año después, Turquía cede este territorio al otro bando, al que añade Trípoli. Después, ya en los años 30, se unirían formando la colonia italiana de Libia.

Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, una década después el ejército del Imperio británico logra la victoria y toma el control de todo el país libio hasta el año 1951, que el país se declara independiente bajo el nombre de Reino de Libia.  

La península cirenaica: el origen de la guerra de Libia

Península cirenaica
Foto: iStock

Esta zona permaneció controlada por el Consejo Nacional de Transición, un Gobierno que forman los líderes que habían participado en la guerra de Libia y que habían luchado en contra del régimen de Muamar el Gadafi, durante la mayor parte de la batalla. De hecho, la sede de este llamado Consejo de Transición se mantuvo en Bengasi durante toda la guerra.

La importancia de esta zona en la guerra de Libia ha sido tal que varios líderes de algunas tribus y comandantes de las milicias han dicho que la provincia cirenaica es independiente y se han independizado del control de su capital, Trípoli, tras ganar la guerra en 2012.

En el verano de 2013, Trípoli había perdido totalmente el control no solo de la península cirenaica, sino también de la región de Fezzan, como comprobaron los enviados especiales de la ONU.

Así, no se ha logrado detener el proceso de desintegración de Libia, que además ha propiciado episodios violentos, opresión política, encarcelamientos ilegales e incluso torturas, según han informado los observadores.

New Call-to-action