Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

La región que en la actualidad denominamos Oriente Próximo ha sido el epicentro de grandes culturas en la historia de la Humanidad. Allí germinaron algunas de las civilizaciones que más han influido en el mundo contemporáneo. Mesopotamia y Egipto son dos de las más importantes de la Antigüedad.

Aunque a través de los siglos su legado fue sepultado por los pueblos que llegaron más tarde, como por ejemplo los persas, los griegos o los romanos, las aportaciones de estas dos culturas siguen vigentes en el siglo XXI.

Volver la mirada atrás y estudiar dichas contribuciones es una buena fórmula para entender las peculiaridades políticas, sociales y culturales de los países que ahora ocupan esta zona, sin duda una de las más dinámicas y complejas del planeta.

New Call-to-action

Mesopotamia, el origen de lo que somos

La denominada cultura entre ríos es en realidad la historia de una gran variedad de pueblos que se asentaron entre los ríos Tigris y Éufrates, durante los años 3500 y 2800 a. C., y cuyo dominio se extendió hasta la llegada de los persas, en el 550 a. C.

Uno de los rasgos distintivos de esta civilización es justamente la convivencia de comunidades de diversa naturaleza y origen. En la primera etapa, que supuso el fin de la Prehistoria, la organización política, económica y social de la región se basó en la relación de dos grupos: los nómadas y los sedentarios.

Los nómadas se desplazaban en función del clima y requerían los alimentos cultivados por los sedentarios; estos, a su vez, dependían del ganado que llevaban los primeros. El intercambio era constante y fructífero.

Entre las principales culturas que integraron el conjunto de comunidades mesopotámicas están los sumerios (primera civilización urbana del mundo), así como los semitas, los acadios, los asirios, los babilonios, los amorreos y los arameos. En una etapa posterior destacaron los hititas y los medos.

Fueron más de 2.500 años de intercambio cultural en la zona que ahora pertenece a Irak, Irán, Israel, Siria y parte de Turquía.

Como sabes, Siria ha vivido unos de los peores conflictos de la historia, si quieres conocer algunos testigos de refugiados de la guerra de Siria, descarga es guía

Todas las culturas occidentales y buena parte de las orientales fueron influenciadas por los pueblos de Mesopotamia. La rueda, las matemáticas, múltiples expresiones artísticas y la construcción de las primeras ciudades figuran en la extensa lista de avances que componen su legado. La cultura entre ríos sigue presente en nosotros.

Egipto, organización para la unificación

Tampoco podemos hablar en términos genéricos del antiguo Egipto. Esta civilización, que dominó la cuenca del río Nilo durante casi 3.000 años, engloba diversos periodos y dinastías con distintas características.

Se han identificado al menos nueve periodos en la historia de esta civilización, desde la unificación del Bajo Egipto y el Alto Egipto Alto, en el año 2750 a. C., hasta la invasión del Imperio romano, en el 50 d. C.

Con todo, los egipcios destacaron por poseer una estructura social férrea, que garantizó la unificación del reino incluso en las épocas de crisis. También fueron grandes innovadores en aspectos como la agricultura, la industria, el comercio y, sobre todo, la arquitectura. Sus construcciones fueron las más imponentes de la Antigüedad y una demostración de su gran capacidad creativa.

La humanidad ha heredado, a su vez, sus aportes en áreas como las matemáticas, la astronomía, la medicina, la escultura y la escritura.

New Call-to-action

Puede que además te interesen las guías sobre: