iStockphoto

Cualquier época de nuestra vida es buena para realizar donaciones. Lo más común es que lo hagamos en determinados momentos o que apoyemos a organizaciones o proyectos específicos con bienes monetarios o materiales.

¿Quién no ha hecho alguna donación? ¿Quién no ha realizado alguna contribución, aunque sea mínima, para fines humanitarios o de desarrollo social?





Descarga la guía 'Vivencias del personal de ACNUR con los refugiados'




Testamento solidario, otra forma de realizar donaciones

Sin embargo, existen muchos otros métodos para realizar donaciones. Uno de ellos es el denominado testamento solidario una iniciativa que consiste en donar una parte de un patrimonio o herencia para que, una vez que muera su titular, ésta se destine a programas o proyectos sociales y humanitarios.

Un estudio realizado para la campaña “Firmarías por un mundo mejor” concluyó que un 50% de los españoles desconocía que existe la posibilidad de dejar un legado solidario. No obstante, de ellos casi el 20% estaría dispuesto a hacer uno o a modificar el que ya han elaborado.

Un testamento solidario ofrece la posibilidad de legar recursos monetarios (el porcentaje de un patrimonio, dinero, acciones de una compañía, inversiones, etc.) o bienes materiales (coches, joyas, casas u obras de arte, entre otros).

Si se trata de la primera opción, las cantidades dependerán de lo estipulado por cada persona. Cuanto más grande sea la contribución, mayor será su impacto en el desarrollo de proyectos específicos.

Recomendaciones para elaborar un testamento solidario

El objetivo de hacer un testamento solidario no es otro que garantizar la continuidad de proyectos sociales en el futuro. Las personas no tienen que esperar a ser mayores para redactar un documento en el que dejen explícitas sus intenciones.

Miriam Delgado, una de las precursoras de esta iniciativa en España, tiene 52 años y elaboró su testamento solidario a los 40. No lo concibe como una forma de reducir el patrimonio que a sus hijos les corresponde  por ley; al contrario, cree que invirtiendo en proyectos de desarrollo social en países carentes de recursos, le está legando a su familia la posibilidad de vivir en un mundo mejor.

Sin embargo, para que tal cosa pueda hacerse efectiva, es necesario seguir algunas recomendaciones como las siguientes:

  • La cantidad o los bienes donados no podrán superar la tercera parte del total de la herencia de una persona. Esto es así con el objetivo de no poner en riesgo lo que a los sucesores de las personas les corresponde por derecho.
  • La persona interesada en hacer un testamento solidario deberá contactar con las organizaciones o los responsables de los proyectos que desee apoyar y solicitar toda la información sobre las condiciones en que se realizará la donación una vez que fallezca.
  • También se recomienda acudir a un notario tanto para resolver las dudas más frecuentes del proceso como para preparar el documento. Se debe informar a la organización o a los responsables del proyecto de que se ha hecho un testamento solidario, aunque la persona podrá decidir si revela o no la cifra y las características de la donación.

¿Te animas a realizar un testamento solidario y dejar parte de tu herencia para proyectos sociales?

Puede que además te interesen las guías sobre:




Descarga guía Anatomía de un campo de refugiados