El conflicto armado más reciente en la República Centroafricana, que se desató a partir de 2012 y se recrudeció a lo largo del año pasado, ha afectado a una buena parte de sus 4,7 millones de habitantes.

Los datos en este sentido son alarmantes: uno de cada cuatro centroafricanos ha tenido que abandonar su lugar de residencia a causa de la guerra, en la que se enfrentan las fuerzas gubernamentales y el bando opositor liderado por el grupo armado Seleka. Los primeros son cristianos; los segundos, musulmanes.

En realidad, los combates actuales son la prolongación de un conflicto desencadenado en el año 2004, cuando las protestas contra el presidente François Bizize degeneraron en una guerra abierta en todo el país.


Descarga la guía 'Los principales flujos de refugiados durante 2015 y 2016'


En mayo del año 2015, las partes en conflicto firmaron un pacto en el que se comprometían al desarme de sus milicias y a iniciar un proceso judicial. Sin embargo, los combates continúan en varias zonas del país y obligan a que miles de familias dejen sus hogares para buscar refugio en zonas más seguras.

 

republica centroafricana conflicto

¿Qué secuelas ha dejado el actual conflicto?

Aunque posee ingentes riquezas minerales, la República Centroafricana es uno de los países más pobres del mundo. Los últimos brotes de violencia han empeorado aún más la situación. Repasemos algunos datos que muestran la incidencia de la guerra en la población civil y otros problemas derivados de ella:

1) Escasez de recursos:

Las personas que han huido a zonas más seguras sufren diariamente la escasez de los recursos básicos como, por ejemplo, el agua, la electricidad y unas condiciones de alojamiento dignas. Los campos en los que se asientan son improvisados y precarios; quienes han tenido más suerte han cruzado la frontera para recibir atención en campos instalados en países como Chad, Camerún y el Congo.

2) Crisis alimentaria y desnutrición:

En dichas travesías, los niños se ven especialmente afectados por la falta de alimentos. Los desplazados no cuentan con recursos suficientes para costearse la movilidad de un sitio a otro y muchos de ellos son víctimas del agotamiento físico y las enfermedades asociadas a los largos desplazamientos. La desnutrición es una de las principales causas de muertes infantiles en la República Centroafricana.

republica centroafricana conflicto

3) Reclutamiento de niños:

De las casi 950.000 personas que han huido de sus hogares, solo unas cuantas logran cruzar la frontera para ser atendidas en los campos de refugiados. Muchas de ellas son interceptadas en el camino. Las mujeres son víctimas de violaciones y acoso sexual, mientras los niños son reclutados forzosamente por los bandos en conflicto y, sin otra alternativa, se convierten en niños soldados. En agosto de 2015, un total de 645 niños fueron liberados por uno de los grupos armados rebeldes, aunque se calcula que otros 10.000 continúan retenidos contra su voluntad. Son utilizados como combatientes, cocineros y mensajeros; las niñas son esclavas sexuales.

4) Cierre de escuelas:

Además de no poder acceder a servicios básicos como la sanidad, la alimentación y la seguridad, los niños de la República Centroafricana se han visto afectados por el cierre de las escuelas y los colegios, una situación todavía más dramática en zonas en las que se desarrollan los combates armados. El cierre de centros educativos también ha contribuido a que muchos jóvenes se unan a alguno de los bandos en disputa.





Descarga guía derechos de los refugiados en el mundo