Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Hoy queremos contar la historia de Giles Duley, un fotógrafo profesional que perdió ambas piernas y su brazo izquierdo en 2011, cuando viajó a Afganistán para fotografiar a las tropas americanas desplazadas a ese territorio. Acompañaba a un regimiento, cuando pasaron por encima de un artefacto explosivo camuflado que provocó el fatal desenlace. Giles sobrevivió, aunque con secuelas, y pensó que nunca volvería a hacer una foto. Hoy la realidad es muy diferente.

Pasó un año en el hospital y se sometió a 37 intervenciones quirúrgicas, pero lo único que quería era salir de allí para poder iniciar el proyecto que había fraguado en su mente y que se centraría en retratar el legado de la guerra. Su objetivo es documentar a través de su pasión, la fotografía, las consecuencias que los conflictos armados tienen sobre las personas, sus cuerpos, su personalidad y su forma de comportarse. Contar las historias de aquellos que muchas veces solo son cifras y cuyas vidas han sufrido un giro radical.





Descarga la guía: 2015:El año de la crisis humanitaria




Los inicios del proyecto

Conflicto belico fotografía

Duley se planteó la siguiente pregunta: “¿Qué pasa con los supervivientes de las guerras al cabo de 10, 20 o 30 años?”. “Me di cuenta de que había muchos puntos en común entre ellos”. Cicatrices físicas y emocionales que ahora cobran importancia en los retratos de este fotógrafo y que han impactado enormemente.

“Vivo con mi propio legado de la guerra todos los días”, explica Duley, que utiliza para caminar dos piernas ortopédicas y saca fotografías sosteniendo su cámara en la mano derecha y equilibrando la lente con el muñón de su brazo izquierdo.

El fantástico trabajo de Duley se ha publicado en medios de comunicación muy diversos y prestigiosos como Vogue, Rolling Stone y GQ, y ha ganado premios como el Prix de París, que recibió en 2010 y 2012.

Todos los que acompañan a nuestro protagonista en sus viajes coinciden en que su conexión con las víctimas de otros conflictos es inmediata y que los refugiados se acercan enseguida a conocer su historia. Esto le permite captar mejor los sentimientos e historias que se esconden detrás de las cifras de solicitantes de asilo que vemos cada día.

“La gente ve de inmediato que estoy comprometido en contar sus historias”, explica Duley. “Esto favorece una mayor confianza. Me gustaría pensar que siempre habría logrado llegar hasta allí, pero mi situación hace que vaya mucho más rápido”.

Conflicto belico Giles Duley

Retratar las consecuencias de un conflicto bélico para dar voz

Nuestro protagonista se dedica a retratar el largo camino de los refugiados hacia Europa. Después de un mes en Grecia, un territorio donde llegan muchos refugiados desde los países en conflicto, ahora se plantea seguir su proyecto en Jordania y Líbano con un solo objetivo: dar voz a los sin voz, aquellos que viven en una situación desesperada por encontrar un sitio donde refugiarse de la situación de su país.

Las consecuencias de la guerra que él vivió y que causó su mutilación le han servido para entablar una relación más directa con otras víctimas y para entender las cicatrices psicológicas que gente como él intenta curar poco a poco.





Descarga guía crisis humanitaria 2015