Afortunadamente, vivimos en un planeta muy rico en culturas, que nos permite ser testigos de una gran variedad de formas de vida, de historias y de personalidades. Sin embargo, hay sistemas organizativos como la familia que están presentes en la mayoría de las culturas. La familia es el núcleo que vertebra el proceso de socialización del individuo. De hecho, se considera una fuente de socialización primaria, ya que los valores de la familia influyen al niño a la hora de diseñar su personalidad y de comportarse cuando sea adulto.

New Call-to-action

Hoy queremos hablarte de cómo se ve la familia en las diferentes culturas, poniéndote algunos ejemplos que seguro que te sorprenden y que te hacen reflexionar.

Ejemplos de valores de la familia en el mundo

valores de la familia
Foto: iStock
  • Manú (India): Según el código Manú, de la India, el hombre y la mujer forman una misma persona, es decir, una unión física y espiritual. Para estas enseñanzas, un hombre solo está completo cuando está con su mujer y sus hijos, es decir, que la familia es un todo.
  • Caiapú (Brasil): En Brasil nos encontramos frecuentemente con familias ampliadas o extensas, que no incluyen solo a los progenitores y los hijos, sino también a abuelos, tíos, sobrinos, nietos… Esto también pasa en familias antiguas de Occidente, sobre todo del medio rural. Los Caiapú llaman madre a todas las mujeres parientes de su madre biológica, como su tía, una costumbre muy curiosa.
  • Tojolabales (México): Son un grupo que vive en el estado de Chiapas y que entiende los valores de la familia como los de la comunidad. Todos son familiares de todos porque pertenecen al mismo pueblo.
  • Las familias en la actualidad: Aunque históricamente la familia estaba formada por el padre, la madre y los hijos, las cosas están cambiando. En la actualidad somos testigos de muchas formas diferentes de familias, que no tienen que estar formadas necesariamente por un hombre, una mujer e hijos. 

Los valores de la familia son muy diferentes en los distintos lugares del mundo, y no hay que ir tan lejos para verlo. Cada núcleo tiene sus propias normas y maneras de ver y enseñar las cosas, y eso es lo que hace que nuestra sociedad sea tan rica. Todas las familias son igualmente válidas, mientras sus miembros vivan en libertad y sean felices.

Por ello, es muy importante enseñar esta realidad a nuestros hijos y concienciarnos nosotros mismos de que existen muchas clases de familias y que lo importante es la unión entre sus miembros, el respeto y la diversidad. Puedes contar estas historias a los más pequeños para que se sorprendan de las diferentes formas de ver la familia que hay en el mundo, pero siempre procurando educarlos en el respeto y la tolerancia para formar adultos empáticos y responsables. ¡Educar en valores está en nuestra mano!

New Call-to-action