Foto: iStock

Entender el drama de los personas que tienen que marcharse de su país no siempre es sencillo, pero en ocasiones es más fácil si se recurre a una película, un libro o incluso un documental. Hoy queremos hablarte de Welcome, una película que te ayudará a entender la realidad de una huida a través de la historia de Bilal, un joven kurdo que emprende un largo viaje para encontrarse con su novia. Este relato sirve para ilustrar la situación de muchas personas que por razones económicas o de reagrupación familiar tienen que marcharse de sus hogares.

New Call-to-action

‘Welcome’: película

No es típico del cine francés tocar dramas tan oscuros, pero Philippe Lioret, su director, ha elegido mezclar este género con la actualidad de los inmigrantes contando la historia de Bilal, un chico kurdo de 17 años que quiere reunirse con su novia en Inglaterra.

Bilal recorre Oriente Próximo y Europa con el fin de llegar a su destino, pero por el camino se encuentra con numerosos imprevistos. A su llegada al Viejo Continente, y ya en territorio francés, es detenido cuando va a cruzar el Canal de la Mancha. Desesperado por llegar al otro lado, decide intentarlo a nado.

Para poder lograr su hazaña y cruzar los 32 kilómetros que separan un país del otro, empieza a entrenarse en una piscina municipal, donde conoce a Simon, un profesor de natación que se encuentra en pleno divorcio. Simon ofrece protección a Bilal mientras trata de recomponer su vida rota, y ambos entablan amistad.

¿Qué nos enseña la película ‘Welcome’?

Welcome película
Foto: benjaminec

El primer tema que aborda es el del conflicto social: familias que se rompen y que tienen que pasar meses separados hasta que pueden reencontrarse en algún país extranjero. Es el caso de Bilal, que quiere reunirse con su novia en Inglaterra y para ello tiene que emprender un largo camino.

Durante el filme, el espectador empatiza con el protagonista y su calidad humana, con la gente que conoce y con sus ganas de encontrar un nuevo hogar. Además, la película nos hace ver que los inmigrantes no son personas diferentes a nosotros, sino que buscan cosas parecidas, como un hogar, un trabajo y una mano amiga en la que poder apoyarse.

La relación de Simon y Bilal es un ejemplo de ello. Cada uno tiene sus propios problemas, pero juntos son capaces de establecer un vínculo que les ayuda a superar las adversidades y a forjar una verdadera amistad más allá de las fronteras culturales de cada uno.

Por último, cabe destacar que Welcome nos enseña hasta dónde está dispuesta a llegar una persona por conseguir sus metas; en este caso, con un reto tan difícil como cruzar el Canal de la Mancha a nado.

Las películas sobre inmigrantes suelen ser un género dramático que ilustra una realidad de la que tal vez no seamos tan conscientes, pero detrás de la cual se esconden historias de verdad, con nombre y apellidos, que podrían habernos afectado a nosotros.

New Call-to-action