Noticias y eventos

03 Octubre 2013

ACNUR comienza a trasladar a miles de refugiados sirios a un nuevo campo en Irak

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha abierto esta semana un nuevo campo de refugiados para acomodar en él a algunas de las decenas de miles de personas que han huido de los combates en Siria y han buscado refugio en el norte de Irak en los últimos meses.

El domingo ACNUR comenzó a trasladar a un primer grupo de 10.000 refugiados recién llegados a Irak. Serán alojados en el campo de Darashakran, situado en la gobernación de Irbil, cuya capacidad podrá duplicarse más adelante. Estos refugiados sirios fueron transferidos desde un centro temporal en Bekhma, donde han estado viviendo en edificios abandonados.

Los primeros residentes del campo se mostraron optimistas respecto al traslado. “Damos gracias a Dios y estamos contentos de estar aquí” dijo Mahmoud, que llegó al campo el domingo con su mujer y sus cinco hijos. “ACNUR está cuidando de nosotros” añadió. Siva, que llegó con 11 parientes, dice: “La primera impresión es buena y queremos tener una vida digna aquí”.

Otro refugiado, Noh Ahmed, huyó a Irak a mediados de agosto desde Hassakeh, en el norte de Siria, con su mujer y sus cinco hijos, incluidos dos gemelos de cuatro meses. También estaba alojado en Bekhma. “Estaba bien allí pero no tenía la misma libertad de movimiento que aquí en Darashakran” dice. También está contento porque ahora sus hijos podrán ir a la escuela y él espera poder encontrar un trabajo.

ACNUR tiene previsto trasladar a unas 50 familias al día (unas 300 personas) al nuevo campo levantado por la Agencia de la ONU para los Refugiados junto al Gobierno Regional del Kurdistán y con el apoyo de otras agencias de la ONU y ONGs socias.

La nueva instalación era necesaria porque Domiz, el único campo de refugiados permanente que hay en el norte de Irak, en la gobernación de Dohuk, está completamente saturado. Construido en abril del año pasado para ofrecer refugio a 30.000 personas, actualmente acoge a 45.000, principalmente sirios kurdos.

“ACNUR y sus socios han empleado más de 6 millones de dólares en preparar el campo de Darashakran para sus nuevos residentes, pero tenemos que estar listos para posibles llegadas de refugiados en el futuro” afirmó Claire Bourgeois, Representante de ACNUR en Irak. “Junto con nuestros donantes, ACNUR trabajará para garantizar que Irak tenga la capacidad de hacer frente al flujo actual de refugiados y a los que haya en el futuro, pero hacemos un llamamiento para que las fronteras se mantengan abiertas a todas las personas que buscan protección y asistencia” añadió.

Irak ha estado recibiendo a refugiados sirios desde que comenzó la crisis en marzo de 2011. Pero el número de personas que ha cruzado la frontera aumentó dramáticamente el pasado mes de agosto, cuando más de 60.000 personas huyeron al norte de Irak desde distintas zonas de Siria.

Con la ayuda de las autoridades locales, se fueron preparando espacios temporales para hacer frente al flujo en Kawergost (12.000 refugiados), Qustapha (3.000) y Basirma (2.500). Más de 40.000 sirios que han llegado recientemente están alojados en espacios improvisados en las gobernaciones de Dohuk, Sulemaniyah y Erbil.

Cada familia que es trasladada a este nuevo campo recibe una tienda adaptada a todo tipo de climatología, una letrina independiente, un espacio para cocinar y otro para asearse con el fin de asegurar la privacidad. Hasta ahora se han levantado 2.000 tiendas en Darashakran.

Utilizando imágenes satélite, información de sistemas geográficos, análisis espaciales y servicios topográficos, el grupo francés de ayuda humanitaria ACTED desarrolló un plan director para ayudar a los expertos en construcción de campos a establecer un asentamiento del tamaño de una ciudad pequeña.

ACNUR y sus socios se han asegurado de que Darashakran cuente con un espacio comunitario para asesoramiento psicosocial y un centro de empleo donde los residentes puedan aprender sobre empleo en la comunidad vecina. Están operativas también todas las instalaciones necesarias para la distribución de alimentos, carreteras, agua y sistemas de saneamiento, así como iluminación adecuada en zonas públicas.

“La reubicación de refugiados al nuevo campo de Darashakran supone un paso importante en la respuesta general a las necesidades de los refugiados sirios y garantiza que tienen un refugio adecuado para hacer frente a los duros meses de invierno en la región, al tiempo que les ofrece servicios básicos como atención sanitaria y educación”, dijo William Tall, jefe de la suboficina de ACNUR en Erbil.

Irak acoge actualmente a más de 193.000 refugiados sirios registrados, principalmente en las gobernaciones de Dohuk, Erbil y Sulaymaniyah, pero también en las de Ninewa y Anbar. ACNUR está coordinando la respuesta multisectorial para los refugiados y garantizando su protección y asistencia.

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.