Noticias y eventos

13 Febrero 2013

ACNUR constata saqueos y aldeas vacías en Bambari, República Centroafricana

Durante una misión conjunta de evaluación llevada a cabo la semana pasada por ACNUR y la ONG Mercy Corps a Bambari, a unos 400 kilómetros al noreste de Bangui, la capital de la República Centroafricana, se detectó un importante desplazamiento de población. Las aldeas a lo largo de los 100 kilómetros de carretera entre Grimari y Bambari estaban prácticamente desiertas y muchos de sus habitantes se habían escondido en los bosques.

Esta misión es la primera a la zona desde que, a mediados de diciembre de 2012, la coalición rebelde seleka tomara las principales ciudades del norte y centro del país, entre ellas Bambari y Kanga Bandoro, donde ACNUR tiene oficinas.

Los aldeanos con los que hablaron los equipos de ACNUR informaron de agresiones por parte de grupos armados que buscaban combustible, dinero y alimentos. Las visitas de estos grupos a menudo vienen acompañadas de violencia contra hombres y mujeres, a los que golpean a veces con cables eléctricos. Un jefe local explicó cómo fue azotado el 3 de febrero por rebeldes que querían que revelara dónde escondían sus posesiones los habitantes del pueblo.

El campo de Pladama Ouaka, ubicado a 10 kilómetros de Bambari, donde viven unos 2.000 refugiados sudaneses, tampoco se ha librado de la violencia. Según nuestros trabajadores en terreno, las instalaciones comunitarias, el centro de distribución y los almacenes de una ONG socia han sido saqueados y se han llevado incluso las lámparas solares que se utilizaban para iluminar el campo.

En Bambari también ha habido saqueos generalizados, incluido el de los almacenes de ACNUR. Se han robado lonas, mantas, jabón, mosquiteras, esteras, bidones, cubos de plástico, ropa, paneles y lámparas solares, para 3.000 refugiados y desplazados internos de la zona. Las oficinas de las agencias de Naciones Unidas, incluida la de ACNUR, así como las de ONGs internacionales, siguen siendo saqueadas y arrasadas.

Algo similar ocurre en Kaga Bandoro. ACNUR estima que la pérdida de sus suministros y el daño a sus oficinas tanto en Kaga Bandoro como en Bambari superan los 316.000 dólares.

El acceso de los trabajadores humanitarios en la República Centroafricana es muy limitado como resultado de la falta de garantías de seguridad tanto para el personal como para la población a la que se atiende. En este contexto sigue siendo difícil enviar ayuda a los refugiados y a los desplazados internos, así como llevar a cabo actividades de protección.

ACNUR está pidiendo al gobierno y a los rebeldes seleka que permitan el acceso a los trabajadores humanitarios y a la población necesitada.

Actualmente ACNUR estima que hay 80.000 desplazados internos en República Centroafricana y una población de 17.000 refugiados, en su mayoría de origen sudanés.

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.