Noticias y eventos

06 Septiembre 2013

ACNUR halla aldeas quemadas y abandonadas: miles de desplazados en la República Centroafricana

Una misión conjunta de ACNUR al norte de la República Centroafricana ha informado de la existencia de pueblos abandonados, desplazamientos de población masivos y evidencias de violaciones de derechos humanos generalizadas en este país.

El personal de ACNUR y de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) visitó la semana pasada la ciudad de Paoua, situada a 500 kilómetros al norte de la capital de la República Centroafricana (RCA), Bangui. Hallaron siete pueblos reducidos a cenizas y desiertos, y un octavo parcialmente incendiado. Sus habitantes estaban escondidos en la selva.

El equipo de ACNUR confirmó el estado de anarquía generalizada en la región. La población local relataba casos de agresiones físicas, extorsión, saqueos, arrestos arbitrarios y torturas llevados acabo por parte de hombres armados. Los lugareños señalaban que estos actos podrían haberse cometido como represalia tras el enfrentamiento del mes pasado con grupos locales de auto-defensa que trataban de proteger a sus familias y propiedades.

ACNUR está cada vez más preocupado por la situación de los civiles que se ven atrapados en los combates y que quedan a merced de cualquier persona armada. En Paoua, los habitantes y los desplazados que viven en la ciudad cuentan que pasan las noches escondidos en la selva para estar más seguros y que regresan a sus casas únicamente durante el día. La gente se mantiene alejada de las carreteras para evitar ser detectados. En el pueblo de Bedengui, a 65 kilómetros de la ciudad de Paoua, el personal de ACNUR encontró a una familia que guardaba luto por tras el secuestro y asesinato de cuatro de sus miembros. Además, las lluvias están complicando aún más las condiciones de vida.

Es difícil conocer el número exacto de personas que han huido de sus hogares en el norte de República Centroafricana, en parte debido a la inseguridad en la zona y el acceso restringido. Antes de que la alianza rebelde Seleka se hiciera con el poder en Bangui el pasado mes de marzo, cerca de 160.000 personas vivían en la zona afectada. Con el estallido de violencia a finales de agosto, miles de personas han huido. Según datos del miércoles 4 de septiembre, ACNUR había registrado a 3.020 desplazados en la región, que se suman al total estimado de unos 206.000 desplazados en todo el país desde diciembre de 2012.

Los combates y la violencia han obligado a miles de personas a cruzar las fronteras hacia los países vecinos. AChad llegaron hace poco más de mil refugiados a la zona de Moissala. A esta afluencia de refugiados habría que sumarle otra de 4.125 personas durante el mes de julio, con lo que el número total de los llegados durante este año asciende a 13.087. El personal de ACNUR en Camerún ha registrado a 4.119 refugiados procedentes de la RCA desde marzo, incluyendo a 123 la semana pasada. A la República Democrática del Congo, aproximadamente 43.600 refugiados de la RCA han llegado hasta el 28 de agosto. La noche del pasado martes llegaron unos 500 a Libenge, en la provincia congoleña de Equateur, y el personal tuvo que buscarles refugios improvisados que los protegieran de la lluvia. En total, más de 62.000 refugiados han huido de la República Centroafricana desde que comenzó la crisis en septiembre de 2012.

El jueves pasado ACNUR emprendió un nuevo viaje de 11 horas por carretera hasta Paoua, donde está distribuyendo material humanitario, incluyendo lonas plásticas, mosquiteras y utensilios de cocina a la población desplazada.

La Agencia de la ONU para los Refugiados reitera su petición a las autoridades de la República Centroafricana y a todos los grupos armados para que protejan a los civiles y garanticen que las agencias humanitarias puedan acceder y ayudar a las personas que lo necesitan.

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.