Noticias y eventos

10 Febrero 2014

Comienza la distribución de material de ayuda humanitaria en Malakal, Sudán del Sur

El pasado martes ACNUR comenzó a distribuir material de ayuda humanitaria básico a unas 10.000 personas desplazadas por el reciente conflicto en Malakal, capital del estado sursudanés de Alto Nilo, a unos 600 kilómetros al norte de Juba, así como en sus alrededores.

Esta es la primera ayuda que llega a las personas desplazadas que están fuera de la base de Naciones Unidas en Malakal. La ciudad ha sido escenario de algunos de los combates más duros el mes pasado. La inseguridad y los saqueos generalizados de bienes de las organizaciones humanitarias ha impedido hasta ahora al ACNUR y a otras agencias el poder llevar ayuda a los desplazados que se encontraban fuera del complejo de Naciones Unidas en Malakal.

Según estimaciones de Naciones Unidas, hay alrededor de 38.000 personas desplazadas en Malakal, de las cuales unas 28.000 se encuentran en la base de Naciones Unidas. Los desplazados han huido de zonas con río dentro del condado de Malakal así como de Jonglei. Entre las personas desplazadas hay un gran número de mujeres, niños y ancianos. Para llegar a la ciudad de Malakal algunos dicen haber utilizado barcas para cruzar el río, mientras que otros lo han atravesado a nado. Las mujeres cuentan que han caminado durante cuatro horas con sus hijos antes de cruzar el río.

ACNUR está aprovechando la relativa calma tras la firma del acuerdo de cese de hostilidades entre las partes en conflicto el pasado 23 de enero para llevar ayuda a los más vulnerables.

Desde el martes, la Agencia de la ONU para los Refugiados ha llevado ayuda a más de 3.000 desplazados y espera poder acceder también al resto de personas a finales de la próxima semana.

Los materiales incluyen lonas de plástico, bidones, cubos, utensilios para cocinar, mosquiteras, esteras y mantas que fueron trasladadas en avión hasta el aeropuerto de Malakal desde los almacenes de ACNUR en Nairobi. La Agencia está distribuyendo los materiales en estrecha colaboración con las agencias de Naciones Unidas y otras agencias humanitarias que forman parte de la operación. En concreto, la OIM, UNICEF y Word Vision International están participando en estos repartos.

Muchos de los desplazados han estado alojados en escuelas y otros espacios durante semanas, mientras que otros han seguido llegando desde Khorflus, en el vecino estado de Jonglei, o desde aldeas cercanas. Todas estas personas cuentan que han huido a causa del miedo y la inseguridad a pesar de la tregua.

Algunos desplazados han explicado al personal de emergencia de ACNUR que la situación de seguridad en sus aldeas sigue siendo tensa y que no pueden trabajar o sobrevivir en un ambiente como ese. La ciudad de Malakal se encuentra prácticamente desierta y los civiles continúan huyendo, mientras que otros siguen dirigiéndose hasta ella.

Con más de 153.000 personas desplazadas, el estado de Alto Nilo tiene la segunda mayor concentración de personas desplazadas internas de Sudán del Sur, tras el estado de Unity, donde más de 188.000 personas se han visto forzadas a desplazarse desde que estallaron los combates a mediados de diciembre. La crisis también ha llevado al exilio a más de 131.000 sursudaneses que están refugiados en países vecinos como Uganda, Etiopía, Kenia y Sudán.

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.