Noticias y eventos

07 Mayo 2015

ACNUR envía más ayuda a las víctimas del terremoto en Nepal

Una semana después de la tragedia, los nepalíes que lo perdieron todo en el terremoto siguen haciendo frente a unas duras condiciones de vida y necesitan ayuda urgente.

Chandra Laxmi es una joven de 26 años, madre de una niña de un año y medio.  Su casa se derrumbó sobre ella durante el terremoto y en cuestión de segundos quedó sepultada bajo una pila de escombros. “Todo estaba oscuro y oía a la gente gritar. Me sentí como si una enorme montaña se me hubiera caído encima. Recuerdo que grité: “¡Dios! ¡Ayúdame! ¡Ayúdame! ”.

La familia de Chandra llora la muerte de su sobrino de dos años mientras intenta reconstruir su vida con ayuda de sus vecinos. “Nuestra felicidad se esfumó en cuestión de segundos” afirma.

Nepal terremoto familia

Foto: ACNUR / B. Sokol. Los padres de Chandra Laxmi  -su madre Mishri Tatya, de 40 años y su padre Chandra Gopal Tatya, de 49- con su nieta de un año y medio, Sudip Tatya, frente a los escombros de la que fuera su casa en Bhaktapur.

Nanu todavía está asustada por el terremoto. Tiene demasiado miedo para hablar del gran terremoto y las réplicas. Sus parientes dicen que su casa ha quedado destruida y que la niña  está viviendo en una tienda de plástico con su familia.

Nepal terremoto Nanu frente a escombros

 Foto: ACNUR / B. Sokol. Nanu Tatya, de 12 años, frente a una montaña de escombros en Bhaktapur, a las afueras de Katmandú.

Sapana Suwal salvó su vida bajo los escombros

“Estaba dando de mamar a mi hijo de dos meses y mi otro hijo, de cinco años, jugaba cerca en la segunda planta de la casa. De repente toda la casa empezó a temblar. Inmediatamente mi padre salió corriendo de la habitación y nos abrazó a todos con fuerza. Me sentía como si estuviera sobre un bote golpeado por una ola enorme”.  Así recuerda Sapana Suwal los primeros instantes del terremoto que azotó Nepal el pasado sábado y que se ha cobrado hasta la fecha más de 7.000 vidas.  Aunque ella es una de las afortunadas que está viva para contarlo, ahora se enfrenta a la incertidumbre de un futuro complejo en uno de los países más pobres del mundo.

Nepal terremoto Sapana Suwal y sus hijos

Foto: ACNUR / B. Sokol. Sapana Suwal, de 25 años, descansa con sus hijos Krizen, de 5 años y Krizal, de 2 meses, en un refugio improvisado donde están viviendo con otras 80 personas. Su casa, situada en Bhaktapur, también ha quedado destruida tras el terremoto.


Su casa ha quedado gravemente dañada por el terremoto y podría derrumbarse de un momento a otro. Sapana y sus hijos ahora están viviendo con otras 80 personas en una gran carpa. “Nunca olvidaré la experiencia de este terremoto. Creo que me perseguirá incluso en mi próxima vida” dice.

Nepal terremoto bebé

Foto: ACNUR / B. Sokol. Krizal, el bebé de dos meses de Sapana Suwal duerme en una tienda en Bhaktapur.

ACNUR lleva ayuda a Nepal

Hasta la fecha, ACNUR  ha entregado 19.500 lonas reforzadas y 5.500 lámparas solares en los tres distritos del este del país y en las zonas rurales del norte de Katmandú, las más afectadas por el terremoto. 

Se estima que hay 2,8 millones de personas afectadas que han perdido su hogar y están durmiendo a la intemperie. Alrededor de 200.000 casas han sido destruidas y otras tantas dañadas de importancia.

ACNUR tiene previsto enviar nueva ayuda a finales de semana de acuerdo a la evaluación de los daños y las necesidades que se están realizando sobre el terreno.

A pesar de estos esfuerzos, Nepal todavía necesita más ayuda. Si quieres colaborar puedes hacerlo a través de nuestro formulario seguro.

Si eres una empresa y quieres enviar ayuda a Nepal, puedes hacerlo en nuestro formulario de empresas.

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.