Noticias y eventos

25 Noviembre 2013

Tifón Haiyán: surgen nuevas necesidades a medida que las comunidades desplazadas tratan de rehacer sus vidas

Dos semanas después de que el tifón Haiyán azotara Filipinas, las comunidades afectadas están pidiendo materiales de cobijo para comenzar a reconstruir sus vidas.

A principios de esta semana, ACNUR desplegó equipos en Ormoc, en el oeste de la provincia de Leyte, y en Guiuan, en la provincia de Sámar Oriental. El personal de ACNUR ha visitado numerosos distritos (barangays) para valorar la evolución de la protección y otras necesidades de los supervivientes del tifón y ha encontrado algunas lagunas que ya se están abordando.

En algunas zonas remotas de Guiuan, el primer lugar donde el tifón Haiyán (Yolanda) tocó tierra en la mañana del 8 de noviembre, los problemas logísticos han entorpecido la fluidez de la distribución de la ayuda, afectando también a las islas de Homonhon y Suluan. Además, una comunidad de 50 familias indígenas que no había sido previamente registrada por las autoridades municipales en Marabut, en la isla de Sámar, no ha podido recibir asistencia.

Como co-líder del grupo de protección, ACNUR está trabajando con el gobierno y el Programa Mundial de Alimentos para solventar estas deficiencias y garantizar que todos los grupos afectados reciban asistencia de forma equitativa.

El equipo de ACNUR también observado que muchas comunidades están poco a poco volviendo a la normalidad, especialmente en los centros de las ciudades. Algunas tiendas están empezando a reabrir sus puertas y se están reanudando las actividades comerciales. En zonas como Tagatay, un “barangay” de Ormoc, donde la mayoría de las casas resultaron afectadas, la gente ha empezado a construirse refugios provisionales a la espera de poder reparar sus casas.

Sin embargo, la situación en las zonas rurales y suburbanas sigue siendo difícil.

Hasta la fecha, ACNUR ha distribuido material de ayuda humanitaria a 23.000 supervivientes del tifón en las zonas de San José y Bagacay, en Tacloban, y en Tanauan. Las zonas al sur de Tacloban, como Tanauan, Julita y Talosa, se han visto gravemente afectadas y podrían tardar más tiempo en recuperarse. Durante los últimos dos días, ACNUR ha estado enviando equipos para evaluar y coordinar la distribución de ayuda.

Además, ACNUR está donando tiendas de campaña a las autoridades del Departamento de Bienestar Social y Desarrollo (DSWD, por sus siglas en inglés) en Tacloban, con el objetivo de que las mujeres policía puedan supervisar la situación en los centros de evacuación más de cerca. La Agencia de la ONU para los Refugiados también ha suministrado un lote de 64 tiendas de campaña para descongestionar las escuelas que en estos momentos se están utilizando como centros de evacuación. Esto permitirá reabrir las escuelas y ayudará a que los supervivientes puedan recuperar una cierta normalidad en sus vidas.

En Tacloban, ACNUR ha recibido más material humanitario enviado desde Cebú y está a la espera de que en breve lleguen provisiones desde Manila. Con esto, se dispondrá de un total de 3.000 tiendas de campaña, 16.000 lonas plásticas aislantes, 46.000 mantas y otros artículos de primera necesidad. La Agencia está enviando parte de estos materiales a Guiuan y Ormoc en base a las necesidades ya identificadas. Estos artículos ofrecerán una protección temporal frente a los elementos mientras los supervivientes se afanan en reconstruir sus casas.

Mientras tanto, miles de desplazados continúan abandonando Leyte por mar y aire. Se ha establecido un servicio de supervisión y vigilancia, proporcionado por el grupo de protección a petición del gobierno, para tratar de asegurar que la población vulnerable recibe asistencia, así como para prevenir situaciones de trata de personas. El miércoles ACNUR montó tiendas de campaña en el aeropuerto de Tacloban para dar cobijo a la multitud que aguardaba para tomar un avión. Desde el domingo 17 de noviembre, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo están registrando a las personas que embarcan a bordo de los aviones de carga, recopilando datos sobre su destino, necesidades y vulnerabilidades. El Ejército de Salvación también está presente para distribuir comida y agua.

Según los datos del Departamento de Bienestar Social y Desarrollo, unas 2.000 personas desplazadas se registraron ayer en el aeropuerto antes de partir desde Tacloban. En Ormoc y Guiuan, cientos de personas también se marchan cada día por vía aérea hacia Cebú y Manila. Muchos más están tomando la ruta marítima. El servicio de supervisión y vigilancia pronto se ampliará a estas zonas de salida.

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.