Noticias y eventos

19 Enero 2015

Ucrania: desplazados ayudan a otros desplazados

La ucraniana Narine (de 35 años), que a principios de este año tuvo que abandonar su casa en Donetsk, trabaja como voluntaria en el centro de recolección de Kharkiv seleccionando ropa y otros utensilios donados para sus conciudadanos más necesitados.

Docenas de hombres, mujeres y niños se agolpan ansiosos ante un edificio de Kharkiv, en Ucrania oriental. “Me dijeron que aquí repartían ropa invernal”, dice uno de ellos, Aleksandr, que huyó de su casa en las afueras de Donetsk cuando cayeron las primeras bombas. “Por eso vine”. 

Como le dijeron a Aleksandr, en el Kharkivskaya Stantsya distribuyen ropa para el invierno, además de mantas, alimentos y artículos para niños. El plan contempla la apertura de más de 40 centros similares y los trabajadores humanitarios desafían al reloj y a la meteorología para terminar las entregas antes de que lleguen los grandes fríos. 

Son muchos los desplazados amenazados por el invierno. “Nos escapamos de casa el 29 de julio con lo puesto, ropa de verano”, explica Aleksandr sin salirse de la fila. “Hace demasiado frío, nos hacen falta abrigos”. 

A finales de noviembre las colas frente al Kharkivskaya Stantsya eran tan largas que para entrar –de cinco en cinco-- a retirar un paquete con arroz, harina, ropa gruesa y mantas, más pañales para las familias con bebés, había que esperar varias horas. 

Afortunadamente los centros comunitarios no atraen solamente a personas necesitadas en estos tiempos de crisis: muchos voluntarios, incluso muchos desplazados, se acercan a echar una mano. 

“Cuando llegué a Kharkiv no había nadie a quien ayudar”, dice Narine (35), que huyó de su casa en Donetsk a comienzos de este año. “Me hice voluntaria porque me cansé de estar sentada como una inútil”. 

Actualmente es una de las voluntarias del centro de distribución de Kharkiv. 

A veces se acercan a ayudar los propios habitantes de la ciudad. Como Maksim, obligado por la crisis a cerrar su negocio. “Yo tuve suerte, solo perdí mi trabajo, mientras estas personas han abandonado viviendas, familias, esperanzas. Por eso trato de ayudar”. 

Oldrich Andrysek, representante regional de ACNUR, se dice impresionado por el activismo de personas como Narine y Maksim. “Nunca he visto tanta dedicación de la sociedad civil, y eso que estuve en las crisis de Yugoslavia y Georgia”, dice. “En Ucrania las personas respondieron inmediatamente a la petición de ayuda”. 

 “Una cosa me reconforta”, dice Narine. “El ejército de civiles que ha salido a rescatar a los necesitados. Y no solamente en Ucrania. Mire los paquetes, vienen de Alemania, de Gran Bretaña, hasta de Estados Unidos”. 

“Yo ayudo como puedo”, explica Maksim. “Lo considero un deber cívico. Hay quien ayuda combatiendo, yo ayudo a los damnificados por la guerra.” 

Rafał Kostrzyński desde Kharkiv, Ucrania. 

Hazte socio

Emergencia Siria, 4 millones de refugiados

          AYUDA A SIRIA


    4 Millones de refugiados

Suscríbete a nuestro newsletter

Todos los campos son obligatorios.