La Declaración de los Derechos Humanos de 1948 incluía implícitamente los derechos de todos los niños. Sin embargo, dada su condición de dependencia de los adultos y su mayor grado de vulnerabilidad en crisis humanitarias, con el tiempo fue necesario crear nuevas herramientas jurídicas.

Desde 1946 estaba en funcionamiento el Fondo Internacional de las Naciones Unidas para la Ayuda a la Infancia (Unicef), un organismo especializado en la protección de la infancia en Europa y que luego extendió su ámbito de acción al resto del mundo.

Sin embargo, aquella labor requería elementos más específicos. Fue así como, en 1959, los 78 países que conformaban la ONU aprobaron de forma unánime la Declaración de los Derechos del Niño, un documento que recoge 10 principios inherentes a la infancia y que son de obligado cumplimiento.

Esta declaración sirvió de referencia para otros documentos que se publicaron años más tarde, entre ellos la Carta de los Derechos del Niño Hospitalizado, que fue redactada por el Parlamento Europeo en 1986.

Antes de entrar en detalle sobre cuáles son los derechos del niños hospitalizado, queremos dejarte con este vídeo sobre la salud de los niños en Idomeni, en la frontera griega:






Descarga la guía:




¿Cuáles son los Derechos del Niño Hospitalizado?

La Carta recoge los principios relacionados con la enfermedad y la hospitalización de todos los menores, sin distinción de sexo, raza, religión o nacionalidad. Se trata de 23 artículos resumidos de la siguiente manera:

  • Derecho a que el niño no sea hospitalizado, salvo cuando no pueda recibir los cuidados en casa o en el centro de salud.
  • Derecho a una hospitalización diurna, siempre y cuando esto no suponga una carga económica adicional para los padres.
  • Derecho a estar acompañado por sus padres o por las personas que los sustituyan durante su hospitalización.
  • Derecho del niño a recibir información adaptada a su edad.
  • Derecho a una recepción y seguimiento.
  • Derecho a negarse a cualquier propósito que no sea terapéutico.
  • Derecho de los padres o de las personas que los sustituyan a recibir toda la información relacionada con la enfermedad.
  • Derecho de los padres o de las personas que los sustituyan a expresar su conformidad con los tratamientos.
  • Derecho de los padres o de las personas que los sustituyan a recibir un tratamiento psicosocial especializado.
  • Derecho a no ser sometido a experiencias farmacológicas o terapéuticas.
  • Derecho del niño a estar protegido por la Declaración de Helsinki cuando sea sometido a experimentación terapéutica.
  • Derecho a no recibir tratamientos médicos inútiles.
  • Derecho de contactar con sus padres en los momentos de tensión.
  • Derecho a ser tratado con tacto, educación y comprensión.
  • Derecho a ser tratado por personal cualificado.
  • Derecho a ser hospitalizado a ser posible junto a otros niños.
  • Derecho a continuar su formación escolar durante su hospitalización.
  • Derecho a disponer de locales equipados según sus necesidades.
  • Derecho a disponer de juguetes, libros y medios audiovisuales.
  • Derecho a recibir estudios en caso de hospitalización parcial.
  • Derecho a la seguridad y la justicia.
  • Derecho a recibir ayuda económica, moral y psicosocial.
  • Derecho de los padres o de las personas que los sustituyan a solicitar la aplicación de esta Carta en los países que no pertenezcan a la Unión Europea.

 

Alcance de los Derechos del Niño Hospitalizado

La Carta está basada en la necesidad de diferenciar los derechos de un enfermo adulto que se encuentre hospitalizado de los de un niño que se halle en la misma situación, pues su condición de menor de edad le otorga unas características propias.

derechos del niño hospitalizado

Los derechos expuestos en este documento incluyen principalmente a los menores de entre 0 y 14 años, y tienen que ver tanto con ellos como con sus padres o las personas encargadas de su cuidado.

Aunque en principio estaba orientada a garantizar los derechos de los niños europeos, con el tiempo la Carta se ha convertido en una referencia indudable para los menores en cualquier parte del mundo. De hecho, los padres o adultos responsables de los niños pueden reclamar el cumplimiento de los derechos consagrados en ella aunque se encuentren en un estado que no forme parte de la Unión Europea.





Descarga guía derechos de los refugiados en el mundo